¿POR QUÉ LES TEMES...?

¿Por qué les temes a mis manos?
Si son dos palomas blancas
que vuelan sin nido
sobre tu piel distante.
¿Por qué ese temblor?
Esa presencia que huye
y se aleja como un extraño
a refugiarse en sus murallas.

¿Por qué, por qué les temes a mis labios?
Si son apenas dos peñones solitarios
en un mar de sed
que entre ellos comparten
como indefensos hermanos.

¿Por qué habrías de temer a mis ojos?
esos pardos luceros
que te señalarán el camino
en el dolor más profundo
y te miran con devoción
como un cachorro a su dueño.

Dime por qué...¿Por qué les temes a mis manos?
Si no tienen filos,
ni ocultan garfios.
¿Qué podrían despertar,
sin saber, inocentes,
si dices que no queda amor
en tus montes ni en tus valles?
Si no son más que dos palomas blancas
que vuelan sin nido
sobre los pliegues agrestes
de tu piel distante.


Seguinos en Instagram