ES VERDAD...

Es verdad:
estoy en paz, tengo amor, soy feliz.
De nada puedo quejarme.
La vida fluye luminosa y serena...
Sin embargo,
cuando la mente huye hacia el pasado,
surge un vértigo vital en que te extraño;
un espasmo de locura y de pasión
que aún arroja chispas encendidas,
que se alza y decrece,
como la hipnótica danza
de las llamas en el fuego.
Y la vida, por insegura,
se vuelve más intensa,
como si el planeta girara
al ritmo de tu ánimo
y la realidad no fuera más
que una expresión complaciente,
una dócil esclava de tu temperamento.
Como si la incógnita de cada día
convocase toda la atención
y aquella ansiedad,
aquél miedo irresistible de perderte,
se parecieran más al mundo cambiante
y peligroso en que vivimos.
Es verdad:
estoy en paz, tengo amor, soy feliz.
De nada puedo quejarme.
La vida fluye luminosa y serena...


Seguinos en Instagram